LOS OCÉANOS ABIERTOS PODRÍAN SER EL NUEVO FUTURO DE LA ENERGÍA EÓLICA

0
389

La última investigación publicada el lunes revela el vasto potencial de la energía eólica sobre los océanos que teóricamente podría ser utilizada para alimentar a toda la civilización humana, solo si estamos dispuestos a cubrir un tramo total de mar con turbinas y podemos producir ideas para instalarlas sin que sean afectandas por los duros ambientes oceánicos. Es muy poco probable que podamos construir turbinas de mar abierto en una escala tan significativa y que incluso podríamos alterar las condiciones climáticas del planeta como lo sugieren los investigadores. El mensaje principal detrás de esta idea es que la energía eólica sobre los océanos abiertos tiene un potencial algo más sustancial en comparación con los molinos de viento terrestres. Esto refuerza la idea de que un parque eólico flotante en las aguas más profundas podría ser el siguiente paso significativo para la tecnología de la energía eólica.

Según Ken Caldeira, del Carnegie Institution for Science en Stanford, California, esta idea es como una luz verde para la industria energética desde un punto de vista geofísico. Caldeira trabajó en colaboración con la líder del estudio, Anna Possner de Carnegie. El estudio de esta investigación ha sido publicado en los procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

Existe un límite superior para los parques eólicos ubicados en tierra, ya que existen estructuras naturales y humanas que crean fricción en el suelo y ralentizan la velocidad del viento. Además, cada aerogenerador extrae parte de la energía del viento y la transforma en energía, dejando menos energía para otras turbinas con las que recolectar más. Como explica Caldeira, si cada turbina extrae la mitad de la energía que fluye a través de ella, cuando el viento llegue a la segunda fila, solo le restará un cuarto de energía con la disminución.

El viento en los océanos es diferente y puede ser hasta un 70 por ciento más alto que los de la tierra. El límite superior para la cantidad de energía que se capturará es mucho más alto que el de los vientos en la tierra. La nueva investigación concluye que en los océanos de latitudes medias, las tormentas regularmente transfieren poderosa energía eólica a la superficie desde altitudes más altas. En la tierra, las turbinas están raspando la parte más baja de la atmósfera, pero en los océanos, los molinos pueden derivar energía cinética de la mayor parte de la troposfera o la parte inferior de la atmósfera.

Este estudio compara un parque eólico teórico de casi 2 millones de kilómetros cuadrados ubicado en los EE. UU. o en el Atlántico abierto. La investigación concluye que incluso después de cubrir una gran parte del centro de Estados Unidos con parques eólicos, aún sería insuficiente para alimentar solo a los EE. UU. y China, que consume alrededor de siete terawatts de energía al año.

Pero las turbinas en el Atlántico Norte podrían ser lo suficientemente potentes como para impulsar estos dos países y aún más, ya que la potencia generada aquí es tres veces mayor que la de la tierra.

Una industria dedicada a la generación de energía eólica de los océanos podría algún día alcanzar este objetivo y puede proporcionar una solución económica a las duras condiciones climáticas del océano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here