Gracias a la redes públicas de Wi-Fi podemos estar completamente conectados con nuestros dispositivos móviles o nuestros portátiles en cualquier parte y sin estar dentro de nuestra casa. Sin duda alguna, es un paso más que nos lleva al futuro y podemos disfrutar de nuestras redes sociales, trabajar en nuestro blog o comprar una consola mientras estamos tomando un café en nuestro local preferido.

Poco a poco se va integrando en todos los lugares públicos como una opción más a tener en cuenta para ir allí y quedarte un rato mientras consumes uno de sus productos. El Wi-Fi se ha convertido en algo cotidiano, lo encontramos en aeropuertos e, incluso, en el campamento base del Monte Everest.

Esto ya es un hecho y, generalmente, cualquiera puede acceder a estas redes con un dispositivo compatible con esta tecnología. Ahora bien, teniendo en cuenta los innumerables beneficios de poder conectarte casi en cualquier parte, hay que tener en cuenta que todo lo público, aunque aparentemente sea gratis, tiene un precio y un precio muy grande.

Una conexión Wi-Fi pública es la favorita de los piratas informáticos que buscan datos comprometidos de nuestros dispositivos para hacer sus fechorías. No solo tienes que preocuparte por esas fotos comprometidas que te hiciste esa noche de borrachera y no sabes porqué aún siguen ahí. No. Los hackers suelen enviarte archivos invisibles que se ejecutan automáticamente dentro de tu móvil o de tu ordenador y le sirve para recopilar datos constantemente de todos los movimientos que haces, tus contraseñas de las redes sociales, el pin de tu tarjeta de crédito, de tu email, etc. El robo de identidad será el menor de tus problemas, enserio.

Pero bueno, no todo está perdido. Simplemente tienes que darte cuenta de lo qué haces y saber cuáles son los 3 errores más significativos que hacen que nuestros dispositivos queden completamente expuestos a estas malas personas. Toma nota:

1.- Acceder y transferir tus datos sensibles

Cuando estamos fuera de casa tendemos a acceder a nuestra información vital y sensible con mucha frecuencia. Cuentas bancarias, números de la seguridad social, tarjetas de crédito para pagar algo en línea para no tener que tirar de conversión de divisas y un largo etc. Olvídate de esto de una vez por todas. Y si ves que es completamente necesario, como una emergencia, te recomendamos que uses el 4g de tu teléfono o, si accedes desde un ordenador, esperes a llegar al hotel y conectes el cable ethernet. Piensa que, aunque no lo veas, alguien que esté conectado a tu misma red inalámbrica puede ver exactamente lo que tienes delante de la pantalla. Es realmente fácil.

2.- No pases por alto los términos y condiciones

Sé sincero contigo mismo, ¿alguna vez llegaste a leer esos largos textos de responsabilidad que salen cada vez que te conectas a una de estas redes? Seguramente cada vez que sale esto, vas hasta abajo de todo del texto, señalas la casilla y presionas continuar. ¿Te das cuenta de lo que pasa cuándo haces esto? Básicamente le estás dando permiso al proveedor de la línea para que te rastree, estudie las páginas que visites, para, posteriormente, vender esta información al mejor postor. Dedícale al menos un minuto a buscar el término «rastreo» dentro del texto y, si no quieres exponer tus movimientos, búscate una línea de Internet alternativa.

3.- Cuando sepas usar una VPN no podrás vivir sin ella

La instalación de una VPN (Red Privada Virtual) es un paso importante a tener en cuenta. Estas aplicaciones impiden que hackers, espías del gobierno u otra serie de gente malintencionada puedan acceder a nuestros datos más sensibles y confidenciales, además de desactivar esos molestos anuncios emergentes. La VPN nos permite cifrar todos nuestros datos y nos permite navegar por cualquier sitio de forma totalmente anónima, nadie sabrá lo qué haces o quién eres, independientemente de dónde te encuentres.

Si bien no es gratuíto, ya que suelen rondar los 60$, las VPN pueden prevenir cualquier tipo de pirateo y tener un susto de bastante más dinero que este.

Bueno. Estos son los 3 puntos que te recomendamos tener en cuenta para evitar el hackeo en cualquier tipo de acceso público a Internet. Pero bueno, tienes que saber que la primera acción antihackeo que existe es la propia conciencia de uno mismo y no pensar que solo porque nadie esté mirándote por detrás del hombro, no quiere decir que estés solo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here