Catalogado dentro del grupo de los trastornos psicóticos, la esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más complejos conocidos por el ser humano. A pesar de que se han dedicado años de estudio, todavía no sé conoce la naturaleza exacta de este trastorno. Pero, un nuevo estudio sugiere que problemas en el embarazo podrían estar asociados.

Naturaleza vs Crianza

Algunos estudios sugieren que la esquizofrenia es un trastorno relacionado con ciertos genes, considerando que es un trastorno 80% genético. Por otra parte, otros estudios han demostrado una relación importante entre las afecciones de la vida temprana, y el riesgo de sufrir esquizofrenia.

Por esta razón, siempre ha existido un debate entre los que consideran el trastorno como algo genético, y los que consideran que es producto de complicaciones durante las primeras etapas de la vida. Sin embargo, el nuevo estudio sugiere que ambos factores están relacionados.

El rol de la placenta

Para llegar a esta conclusión, los autores del estudio realizaron pruebas genéticas a un grupo de 3.700 adultos, de los cuales, 2.078 tenían esquizofrenia. Además, recopilaron información obstétrica de cada uno.

De este modo, se dieron cuenta de que un factor genético importante combinado con complicaciones en el embarazo, aumenta el riesgo de desarrollar esquizofrenia. Asimismo, se examinaron muestras de placenta, en las de embarazos riesgosos se encontró actividad de genes relacionados con la esquizofrenia.

De la misma manera, se descubrió que cuantos más genes de este tipo estaban activos, mayores signos de dolor. Igualmente, en los embarazos masculinos se encontraron más genes activos que en embarazos femeninos, lo que sugiere que el sexo puede tener alguna influencia.

Un órgano ignorado

Por último, a pesar de que los científicos sabían que el embarazo tenía un papel importante en el desarrollo del trastorno, nunca habían considerado que la placenta estuviera involucrada. De igual forma, los científicos creen que estos genes podrían estar implicados en el desarrollo de otros trastornos, tales como el TDAH, autismo y Tourette.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here