Un nuevo estudio en la revista Human Reproduction acaba de salir a la luz revelando datos asombrosos y es que si no era suficiente pasar por el dolor del parto, las mujeres que dan a luz envejecen más rápido que sus compañeras sin hijos, al menos a nivel celular.

Aparentemente, tener un hijo aumenta el equivalente a 11 años adicionales en esta medida de envejecimiento biológico y los científicos no están seguros de por qué es así.

Todo se reduce a una estructura compuesta llamada telómeros: se ubican al final de un cromosoma para proteger el ADN de la degeneración, un poco como una tapa en un bolígrafo. Cada vez que una célula se regenera, los telómeros se acortan un poco, de esta manera, son el reloj del envejecimiento de la célula. Telómeros más cortos se han relacionado con una serie de condiciones de menor salud y una mayor mortalidad, así como los signos físicos del envejecimiento como el pelo gris.

Para el estudio, los investigadores de la Universidad George Mason, Virginia, examinaron la longitud de los telómeros en las muestras de sangre de casi 2.000 mujeres estadounidenses de edades comprendidas entre los 20 y los 44 años, e hicieron un descubrimiento sorprendente. Aquellos con niños tenían telómeros que eran 4.2 por ciento más cortos en promedio que los que no los tenían. Esto siguió siendo cierto incluso cuando se compensaron las diferencias en edad, peso y antecedentes socioeconómicos.

Es equivalente a alrededor de 11 años de envejecimiento celular acelerado“, dijo Anna Pollack, autora principal del artículo, a New Scientist .

Y es un cambio más sustancial de lo que se ve en los estudios relacionados con el tabaquismo y la obesidad, agregó.

Pero antes de que te preocupes demasiado o te niegues a tener hijos por completo, ha habido estudios similares que sugieren todo lo contrario. Un estudio sobre mujeres mayas en 2017 mostró que las mujeres que tenían más hijos, de hecho, tenían telómeros más largos que las que tenían menos.

Esta contradicción llevó a Pollack a especular que podría tener algo que ver con los niveles de estrés en la crianza de un niño en lugar del acto de dar a luz. En particular, destacó la falta de maternidad obligatoria en los EE. UU., lo que podría aumentar la ya estresante perspectiva de criar a un recién nacido.

Parece que, por ahora, al menos, se necesita más investigación para confirmar esta aceleración en el envejecimiento celular y determinar su alcance y causa. Mientras tanto, Pollack dice que no quiere que la gente entre en pánico. “No estamos diciendo ‘no tengo hijos’, le dijo a New Scientist. Como señalan los autores del estudio , los “hallazgos deben interpretarse con precaución”.

Artículo de referencia: New Scientist

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here