Mark Twain una vez dijo, “Coma una rana viva a primera hora de la mañana y no pasará nada malo el resto del día”.

Twain no estaba sugiriendo que la gente comiera ranas en el desayuno y aunque esta cita pudo haber sido mal atribuida al autor, una versión más larga ayudaría a aclarar un poco el contexto: “Si es tu trabajo comer una rana, lo mejor es hacerlo por la mañana y si es tu trabajo comer dos ranas, lo mejor es comer la más grande primero”.

¿Qué quiere decir el autor con la cita?

En términos prácticos, la “rana” es la peor y más desagradable tarea del día, esa única cosa a que se le teme. Si se tiene dos tareas de ranas, se comienza con la que menos se complace hacer.

Asignar la primera hora del día a la tarea rana más desagradable hará que sea más fácil de pasar, ya que esas horas son las más tranquilas. Al eliminar una gran tarea lo antes posible o al principio del día se obtiene una gran satisfacción y esa satisfacción se convierte en una motivación que mantendrá el día en movimiento.

Una rana al día evita la procrastinación

William McRaven, general retirado de la Armada de los Estados Unidos, reveló un consejo para ser productivo. McRaven hace su cama todas las mañanas y gracias a dicha tarea obtiene una sensación de logro, así como también un poco de orgullo por apegarse a un buen hábito de autodisciplina.

Para el orador público y escritor de best-seller, Brian Tracy, el objetivo es convertir la rana en un hábito de por vida. Aunque la tarea de la rana puede cambiar día a día, el hábito de conquistar esa tarea molesta es lo que debería mantenerse.

Por último, Tracy escribe en su blog: “Las personas exitosas y efectivas son aquellas que se lanzan directamente a sus tardan principales y trabajan de manera constante para que esas tareas se completen”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here