Desde hace algunos años, el exótico tratamiento de spa conocido como pedicura de peces ha ido cosechando fama, ya que los resultados estéticos conseguidos tras la realización del proceso son prometedores. Pero no todo es color de rosa, muchas veces esos resultados están lejos de ser los esperados.

¿Cómo funciona?

Esta práctica poco ortodoxa consiste en introducir los pies en tinas de agua tibia o temperatura ambiente y dejar que estos peces (sin dientes), llamados Garra Rufa , mordisqueen y se alimenten de la piel muerta que se encuentra en la superficie de los pies generando el esperado y mágico rejuvenecimiento de los mismos.

¿Por qué los utilizan tanto?

Se dice que este tipo de tratamientos puede ser beneficiosos para personas que deseen tratar afecciones de la piel como la psoriasis. Desafortunadamente, no siempre los resultados acaban por ser los esperados y un ejemplo claro de esto fue la experiencia que tuvo una esta mujer en Nueva York que lejos de conseguir un resultado estético terminó adquiriendo una enfermedad, lo que deja en evidencia que este procedimiento puede resultar peligroso.

Lo más impactante del caso fue que el crecimiento de la mayoría de las uñas de sus pies se detuvo y estas comenzaron a caerse al tiempo de haberse realizado la pedicura con peces. La mujer tuvo que acudir con un profesional de la salud, quien tras varios exámenes y estudios diagnosticó el caso como como una variación onicomadesis. Lo curioso es que por primera vez dicha enfermedad es registrada como producto de una pedicura con peces.

El doctor de la paciente afirma que existen un sin fin de enfermedades que pueden ser transmitidas por el simple hecho de realizarse este tipo de procedimientos. De hecho, en más de 10 estados de los Estados Unidos están prohibidos los Spa que practiquen pedicuras con peces.

¿Por qué puede llegar a ser tan peligroso este tratamiento?

El especialista que atendió a la paciente explica que este tipo de tratamientos es peligroso básicamente por dos razones. La primera de ellas es que, en la mayoría de los casos, los peces son utilizados en más de una persona debido al costo de la especie y precisamente esto es lo que aumenta notoriamente el riesgo de trasmisión de enfermedades entre los clientes.
La segunda razón es que las bacterias causantes de las múltiples enfermedades pueden estar tanto en las tinas donde se encuentran los peces, como en los peces mismos y estas no pueden ser desinfectadas y tampoco se pueden desinfectar a los clientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here