Iván IV de Rusia, mejor conocido en la historia como Iván el Terrible, fue el primero de llevar el título de zar, el título que llevaban los gobernadores del Imperio Ruso, entre 1547 y 1917. Se dice que este hombre, poseía una abundante biblioteca, llena de manuscritos de todo tipo, sin embargo, nadie nunca ha podido dar con la ubicación de esta biblioteca.

Iván el Terrible

Iván IV era conocido por todos como Iván el Terrible, gracias a una serie de anécdotas de su vida, que ocurrieron desde que él era solo un niño. Se dice que Iván disfrutaba de torturar animales, y uno de sus pasatiempos era arrojar perros desde lo alto del palacio.

En el año 1555, se construyó la Iglesia de San Basilio en Moscú, el zar quedó tan maravillado con el resultado, que ordenó dejar ciegos a los arquitectos, para que estos no pudieran diseñar algo más bello que su iglesia. Iván IV fue el responsable de la muerte de su hijo Iván Ivanovich, a quien mató a bastonazos.

Su biblioteca

Además de ser un asesino sin compasión, Iván era un coleccionista de libros. Se dice que su biblioteca inició con su abuelo, Iván III, y contenía algunos manuscritos rescatados de la Biblioteca Imperial de Constantinopla, y otros de la Biblioteca de Alejandría.

En esta misma línea, se dice que Iván IV pasó a ser el dueño de la biblioteca de su abuelo, y agregó más manuscritos en griego, hebreo, latín y egipcio, probablemente también fueron rescatados de la Biblioteca de Alejandría y la Biblioteca Imperial de Constantinopla. También, se dice que había textos chinos del siglo II y de la era de Iván.

 

La búsqueda

Por esta razón, muchas personas han estado interesadas en descubrir la ubicación de esta biblioteca. No obstante, ninguna persona a lo largo de la historia ha sido capaz de encontrarla, lo que genera dudas sobre si en realidad esta librería existe.

Por último, si en algún momento se llegará a descubrir su ubicación, sería dudoso que los libros contenidos en esta hayan sobrevivido del paso del tiempo. Pero, seguramente hay y habrá muchos quienes dedicarán su vida a la búsqueda de esta biblioteca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here