Extirpan un quiste ovárico de 22 kilogramos a una mujer que creía tener obesidad mórvida

0
228

Kayla Rahn, durante meses había estado luchando con hinchazón, dificultad para respirar y con dolor abdominal. También, Rahn había estado acumulando kilos, ganando peso que parecía imposible perder. Llegó un punto donde las personas a su alrededor le preguntaban si está embarazada.

“Solía decirles que iba a llamarlo Taco Bell”, dijo Rahn a The Washington Post sobre los chistes que solían hacer y sus respuestas a todas esas preguntas incómodas sobre el embarazo.

“Ella estaba buscando ayuda de múltiples médicos, y nos lo habíamos perdido, como comunidad médica, nos la habíamos perdido”, dijo Jones, médico de Rahn, enfatizando la necesidad de que los pacientes busquen ayuda y que sus médicos los ayuden.

Quiste benigno

Un quiste de tamaño de una patilla estaba creciendo dentro del ovario de Kayla Rahn y estaba aplastando sus otros órganos, una situación completamente peligrosa, dijeron sus médicos.

La cirugía se anunció por un comunicado de prensa por el personal del Jackson Hospital en Montgomery – Alabama, y también dieron a conocer que Rahn tenía una cistadenoma mucinoso, un tumor quístico benigno en el ovario.

Descubrimiento del quiste

Tras meses de problemas de salud y sin ninguna solución, la madre de Rahn la llevó a la sala de emergencias del Jackson Hospital, no lejos de donde vive.

Cuando los doctores descubrieron una enorme masa en su abdomen rápidamente le dijeron que estaba en uno de sus ovarios y que tenían que sacarlo de inmediato. Rahn fue trasladada a la sala de operaciones en el hospital el 26 de mayo del presente año.

Luego de haber sido extirpado el quiste, Rahn permaneció en la Unidad de Cuidados intensivos (UCI) durante unos días mientras sus órganos, quienes habían sido empujados dentro de su abdomen, comenzarán a moverse nuevamente a su lugar.

Los quistes ováricos son comunes y generalmente inofensivos, aunque muchas mujeres ni siquiera saben que lo tienen porque los quistes aparecen y desaparecen sin causar problemas.

Rahn tiene una incisión que se extiende desde su pecho hasta su pelvis, pero dijo que por lo demás está recuperándose y recuperando la confianza en sí mismo, usando ropa que no había podido usar por algún tiempo ya que perdió 34 kilos después de su operación y se siente feliz y orgullosa por todos sus logros.

Rahn tiene un consejo para todos, “Escucha tu cuerpo y aboga por ti mismo. Es importante que la gente presione para obtener respuestas sobre sus problemas”, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here