Una joven no duda en ayudar a un anciano al ver que sufrió un paro cardiaco, ¡y lo salva!
Es impredecible saber cómo puedes reaccionar frente a cualquier situación hasta que estás frente a ella. Quizá has escuchado a alguien decir “Si eso me pasara, yo hiciera esto…” y cuando realmente atraviesan tal problema quedan paralizados. La personalidad, la experiencia, las costumbres y la capacidad mental influyen en cómo reaccionarías frente a circunstancias inusuales.

Lo mejor es siempre es llamar a un profesional

Además, si no tienes idea de cómo dar solución a lo que ocurre frente a ti, lo más probable es que no te atrevas siquiera a opinar, aunque en el mundo encuentras de todo: personas que aunque no tengan ni idea de cómo ayudar a otros en un ataque repentino hacen de todo para ayudar, como personas que saben exactamente cómo hacerlo y no mueven ni un dedo para ser útil.

Un hecho similar se vivió en la estación de tren de Jinzhou al noreste de China hace apenas una semana. Y los hechos quedaron grabados por algún curioso presente cuando un hombre de 81 años de edad, Cui Yonglong tuvo un repentino ataque cardíaco en medio del tránsito peatonal concurrido y constante del lugar.

Esta chica no lo dudó ni un instante; aun estando en un lugar donde confluyen muchas personas y es fácil quedarse en una esquina solo observando lo que los demás ven como si fuese un episodio de un programa televisivo, ella se abalanzó hacia el señor de edad avanzada que yacía inconsciente sobre el suelo.

El anciano sufrió un ataque repentino, nadie lo vio venir

Se puede concluir que el anciano iba caminando hasta que algo detuvo su paso y lo hizo caer desplomado al piso. Las personas a su alrededor se movían intranquilas sin saber qué hacer para ayudarlo o pidiendo ayuda a emergencias. Por suerte, la misma estación pidió ayuda por el altavoz y así como héroe encapuchada y con capa llegó de pronto Ding Hui, una joven estudiante de medicina que no se amilanó frente a la emergencia y se instaló encima del anciano para empezar un conjunto de maniobras de resucitación por reanimación cardiopulmonar.

Quien hizo la grabación de la escena fue realmente oportuno para dejar evidencia de que la humanidad aún sigue en su lucha por conservarse como seres pensantes que no hacen el mal y utilizan sus recursos y conocimientos para ayudar al prójimo en lo que pueda.

En el video se aprecia como la chica sin siquiera quitarse el bolso de la espalda empieza a hacer compresiones en el pecho; luego le suministra aire por la boca y continúa haciendo lo mismo hasta que el anciano da signos de recuperación.

La joven estuvo con el anciano en todo momento

Aun después que el hombre reacciona y es capaz de levantarse y decir algunas palabras, la joven se queda a su lado velando que esté totalmente bien hasta que llegara la ambulancia para socorrerlo.

De seguro una experiencia de aprendizaje para Ding Hui con mucho más valor que alguna de sus clases en la carrera de médico, aunque lamentablemente nadie la evaluaría en esta hazaña; sus acciones la hacen más grande que una evaluación, seguramente será una gran doctora con mucha humildad y ansias de ayudar a las personas.

Se comentó que el hijo del convaleciente hombre quiso recompensarle la ayuda con dinero, le ofreció 2 mil yuanes que serían alrededor de 250 euros, pero para hacer que la valoremos aún más, ella los rechazó.

Una experiencia única e impagable

La experiencia de salvarle la vida a una persona debe ser mucha más gratificante que unos cuantos euros.

Una hazaña que invita a valorarnos y ayudarnos los unos a los otros en circunstancias de necesidad. ¿Cómo habrías actuado tú? No dejes de ver el vídeo, el simple hecho de ver su empeño en salvar al hombre nos hace adorarla.

Fuente del vídeo: RT en Español

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here