La catástrofe nuclear ocurrida en Chernobyl en 1986 dejó tras de sí un escenario sumamente tóxico, la buena noticia es que durante 30 años ha habido diferentes manifestaciones que evidencian los indicios de la recuperación de la naturaleza.

Por primera vez los científicos registran algo como esto

Los científicos lograron rastrear el recorrido de un lobo salvaje que se alejaba de la Zona de Exclusión de Chernobyl (CEZ), zona que aún se considera altamente tóxica lo que imposibilita la habitabilidad de la misma.

El recorrido que realizó el joven lobo gris macho (canis lupus), lejos de su hogar, fue de unos 369 kilómetros (299 millas). Esta es la primera vez que se registra que un animal abandona la zona. Y, no hay dudas de que este tipo de cosas puedan estar sucediendo con otras especies de animales.

Los datos fueron recogidos en el 2015

En febrero del año 2015 especialistas le colocaron collares GPS a un grupo de lobos (13 en total) y más adelante fueron soltados nuevamente en la naturaleza. Sin embargo, el estudio realizado para el análisis de la recolección de estos datos es nuevo.

Dentro de los datos obtenidos, únicamente los de este joven lobo gris (de aproximadamente uno o dos años) arrojaron estos resultados sobre su recorrido lejos de la Zona de Exclusión de Chernobyl. El resto de los lobos con collares GPS se mantuvo en sus áreas de origen.

¿Qué pasó con el lobo?

Se desconoce exactamente el paradero del lobo debido a que el collar GPS que llevaba puesto se desconectó y fue imposible recuperarlo. No se sabe si el collar dejó de funcionar por sí solo, o si el lobo murió.

¿Pueden verse afectadas otras zonas debido esto?

Los científicos consideran que el comportamiento de este lobo podría ser una señal de que muy probablemente estas poblaciones pueden esparcirse en un futuro, y a ciencia cierta no se sabe cómo los genes mutados por la radiación nuclear podrían extenderse a otras zonas.

De hecho, el efecto en sí que el desastre de Chernobyl ha tenido en diversas poblaciones de vida silvestre se desconoce. Varios de los estudios realizados en la zona reflejan que ha habido numerosos aumentos en las tasas de mutación y, además de eso, también existe evidencia de crecimiento de esas poblaciones.

Continuarán los estudios en el CEZ

Los científicos ahora tienen datos concretos de que al menos uno de los animales que habitaba la zona se alejó de ella, lo que demuestra que los científicos seguirán investigando el desenvolvimiento de otros animales que se alejen de la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here