En la China de la época medieval, una vez, existió un increíble monumento que maravillaba a todas las personas que lo visitaban, motivo por el cual, se ganó el título de una de las siete maravillas del mundo medieval. La Torre de Porcelana de Nankín o Pagoda de Porcelana de Nankín, era una increíble pieza arquitectónica.

Un monumento de porcelana

Aunque pueda parecer alocado, en realidad, esta torre o pagoda estaba hecha enteramente de porcelana. Esta fue construida durante el siglo XV, y se diferencia de todas las demás pagodas, debido a que sus muros estaban hechos con bloques de porcelana, a diferencia de las pagodas tradicionales hechas con madera.

Durante su época de esplendor, era considerada la pagoda más hermosa de toda la región. Su construcción fue ordenada por la Dinastía Ming, y formaba parte de Bao En Si, un complejo de templos de la China medieval. Lamentablemente, esta torre de porcelana, fue destruida durante el siglo XIX.

Un reto arquitectónico

Como mencionamos anteriormente, la pagoda fue construida en el siglo XV, durante la Dinastía Ming, por orden del emperador Yongle. De acuerdo con los registros históricos, es posible que esta torre haya sido una forma de tributo a los padres del emperador o solamente a su madre.

Del mismo modo, se sabe que la construcción de esta maravilla tardó 17 años en ser completada. Aunque, después de todo, tanto tiempo dio como resultado un trabajo magnífico. La torre de porcelana tenía una altura de 79 metros, sobre una base octagonal de 30 metros de diámetro.

A pesar de no ser la pagoda más alta de China, es sin duda alguna, la más hermosa de todas.

¿Te animas a visitar?

Finalmente, aunque fue destruida durante el siglo XIX, en la actualidad, existe una réplica de la famosa pagoda de porcelana hecha de metal y vidrio, que está abierta al público. Quizá no esté hecha de porcelana como la original, pero conserva su esplendor intacto.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here