Jude Sparks, es un niño de 10 años de edad que se encontraba de visita con su familia en Nuevo México. El niño se encontraba explorando la zona solo, mientras jugaba con su nuevo walkie-talkie, y se encontró con algo que describió a sus padres como “una vaca grande, gorda y podrida”, que en realidad resultó ser un antiguo fósil.

Un descubrimiento increíble

Jude se encontró con dos grandes colmillos y restos de huesos, lo que lo llevo a pensar que se trataba de una vaca muy grande que había muerto, maravillado por su descubrimiento, corrió a contarle a sus padres, quienes acudieron al lugar y le tomaron una foto a Jude junto a los restos fosilizados.

Luego de publicar la foto en las redes sociales, los padres de Jude fueron contactados por un especialista de la Universidad Estatal de Nuevo México, quien les dijo que en realidad no se trataba de ninguna vaca gigante, sino más bien de un antiguo fósil de hace un millón de años aproximadamente.

Stegomastodon

El equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Nuevo México, informó que el fósil, en efecto, es el cráneo de un Stegomastodon, una especie antigua de mamut, y uno de los antepasados más antiguos de los elefantes modernos. Por lo tanto, los científicos dicen que, de estar vivo, sería muy similar a estos animales.

No obstante, los investigadores lamentan que los padres del chico no hayan mantenido el descubrimiento en secreto por un tiempo, puesto que los huesos se encuentran en una propiedad privada, y los investigadores necesitan conseguir una serie de permisos para poder realizar excavaciones en el lugar.

Una historia que contar

Finalmente, según los padres de Jude, los amigos del niño no pueden creer la historia de Jude. Por tal razón, se espera que pronto se puedan recuperar los restos para exhibirlos en el museo, y así demostrar que el descubrimiento de Jude es real.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here