A menudo nos topamos con animales que nunca habíamos visto y que no podríamos imaginar. Son muchos los que se encuentran fuera del alcance de nuestro conocimiento. Es por ello que desconocemos los peligros que corren y que, de hecho, podrían desaparecer gracias a la mano del ser humano. En esta oportunidad mencionaremos a los Aye-aye, unos pequeños animalitos que pocas personas conocen.

¿Qué son los Aye-aye?

Estos animales habitan únicamente en la isla de Madagascar. Y, de hecho, no se pueden encontrar en ningún otro lugar. Por increíble que lo parezca ellos tienen un parentesco con los seres humanos, pues descienden del simio. Esto es un dato interesante debido a que son muy pequeños y su anotomía se asemeja más bien a un roedor e incluso a un murciélago. Es por ello que muchas personas los consideran desagradables.

La anatomía de los Aye-aye

El cuerpo de estos animalitos es sumamente particular, pues poseen una ola que resulta ser más grande que su cuerpo, además de que son sumamente pequeños. Al igual que los murciélagos estos poseen dedos muy largos, específicamente tres, que utilizan para obtener el agua de coco, pues, aunque su dieta se basa en insectos, también se alimentan de algunos frutos.

Hay que destacar, además, que poseen ojos sumamente grandes, al igual que las orejas. Estas son sensibles a todo tipo de sonidos, lo que los hace bastante audaces para evitar los peligros.

Un pequeño animal en peligro

Debido a su extraña anatomía, los habitantes de la isla han decidido que estos animales son oscuros y que traen mala suerte. Es esa la principal razón por la que se ha proliferado la caza de estos animales. Algo realmente detestable. Sin embargo, desde hace algunos años se decretó que quedarían bajo la protección de la ley. Por lo tanto, la caza de los Aye-aye se detuvo a tiempo para que no estuvieran en peligro de extinción.

Fuente del vídeo: San Diego Zoo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here