Aunque pueda parecer raro, es un hecho innegable que los animales tienen personalidades propias. Esto es algo que podemos comprobar a través de nuestras mascotas, ya que estos pueden tener ciertas mañas o costumbres únicas a ellos. También tienen sentimientos y pueden sentirse felices, agradecidos o, incluso, ofendidos por cosas que podamos hacerles. Un buen ejemplo es el que podemos ver en el vídeo de un perro llamado “Ralphie”.

La puesta de la tragedia

Muchas veces nos ha pasado que hacemos algo a nuestras mascotas, ya sea como un juego o por un hecho accidental, que a ellos les disgusta. Estos incluso llegan a expresarlo abiertamente, demostrándose secos hacia nosotros o rechazándonos hasta que ofrezcamos una disculpa o una forma de solventar lo ocurrido.

Una eventualidad similar ocurrió en nuestra historia, ya que, aunque no sabemos cuál fue la ofensa, el tierno perro llamado Ralphie se mostró muy ofendido con su dueña, la cual se mostraba ignorante ante los hechos.

El desarrollo del drama

En el vídeo podemos apreciar como Ralphie se siente en el suelo ´frente a su dueña con una melancólica expresión en su rostro, ignorándola y solo dirigiéndose hacia ella para lanzarle frías y enojadas miradas. Su dueña, mientras eso ocurría, preguntaba repetidamente a su mascota el por qué de esas miradas, ya que parecía no saber la razón, solo para ser ignorada una y otra vez.

Un conmovedor desenlace

Al final, vemos que la dueña le ofrece a su perrito una muy sentida disculpa, mostrándose arrepentida, a lo que Ralphie contestó con un abrazo y mucho cariño. Para él, solo hacía falta que se disculpara para que todo quedara arreglado.

Fuente del vídeo: raisingFISHERmen

Esta historia nos muestra que, aunque sean animales, ellos también pueden sentir, tienen emociones como cualquiera de nosotros. Por esto debemos procurar siempre tratarlos de la mejor manera, ya que ellos siempre estarán dispuestos a darnos todo su cariño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here