A medida que pasa el tiempo nos hemos adentrado más en la vida de los animales y hemos comprobado que en realidad poseen una inteligencia diferente a la de nosotros, pero eso no los hace inferiores, por el contrario, en ocasiones los hace superiores. Lo que ocurrió en este Zoológico de Indianápolis pone en evidencia la sensibilidad de los animales, pues un Orangután se percató de que una mujer había sufrido un accidente.

Un lamentable suceso que le cambió la vida

A diario ocurren sucesos terribles a personas realmente buenas, es imposible saber si son cosas al azar o simplemente el destino obrando de una manera misteriosa, cada quién creerá lo que más le parezca, lo cierto es que a veces estos accidentes pueden cambiarles la vida a las personas, como lo que le sucedió a esta chica en Indianápolis mientras quemaba basura. La mujer hizo un mal movimiento y terminó envuelta en llamas.

Lamentablemente este accidente le dejó marcas de por vida en la piel, en lugares visibles, lo que afectó su desenvolvimiento en la vida, pues su cuerpo cambió de manera radical en pocos minutos. La chica estuvo varias semanas hospitalizada, por suerte no tuvo complicaciones demasiado graves que afectaran órganos esenciales, por lo que una vez tratadas las quemaduras pudo salir de alta para seguir con su vida.

Una visita al Zoológico que resultó ser de provecho

Para alivianar todo el estrés y depresión que había causado el accidente en la chica, su novio decidió llevarla de paseo al zoológico poco tiempo después de haber salido del hospital. Aún con las vendas se aventuraron a este pequeño paseo que resultó ser más especial de lo que se esperaban, pues mientras disfrutaban de ver a los preciosos animales que ahí se encuentran sucedió algo realmente increíble que nadie se esperaba.

Cuando pasaban frente al área donde tenían a los primates, un Orangután se apartó del grupo al ver a la mujer que tenía las vendas. Se acercó hasta ella y se puso frente al cristal viendo fijamente las gasas que cubrían sus quemaduras, como era de esperarse la chica se sorprendió al ver el notable interés que el simio tenía en ella, poniendo sus patas contra el cristal y señalando el área afectada, haciéndole saber que sabía que algo le había pasado.

Un momento conmovedor

Como el encuentro duró un poco más de veinte minutos, la chica se vio en la obligación de quitarse las vendas para mostrarle las cicatrices de sus quemaduras al primate, este mostró aún más interés y comenzó a hacer sonidos que afirmaban que el gesto le había sorprendido. Esto llamó la atención de todos los que se encontraban en el zoológico y logró conmover, no solo a la chica, sino a todos los que se encontraban alrededor.

Fuente del vídeo: Carmilla Capello

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here