Negro, un perro callejero cuyo color hace honor a su nombre, causa ternura en redes sociales. El conocido guardián en un colegio del municipio de Monterrey, en el departamento de Casanare, intenta comprar galletas en la cafetería de la institución usando hojas como billetes.

Negro aprendió a usar el dinero para intercambiarlo por comida

Hace tiempo este can no tenía hogar y vivía cerca del Instituto de Educación Técnica Diversificada, en donde veía a los estudiantes comprar su propia comida, algunas veces estos alimentaban a Negro con deliciosas galletas que lo ponían muy feliz.

“Él constantemente viene a la cooperativa a comprar sus galletas recogiendo hojitas de los árboles. Como la hoja se parece al billete, con eso está comprando. Pero no le gusta cualquier galleta, las de crema no, sino unas dulces que se parecen al concentrado que él consume”, relata una trabajadora del colegio en el video que se hizo viral.

Negro se volvió muy observador y aprendió la técnica de los humanos, dar dinero a cambio de un producto, así que consiguió su propio ¨dinero¨ para comprarse alimento.

El sujetaba la hoja en la boca tal y como si fuese dinero de verdad

“Un día Negro apareció con una hoja en el hocico, meneaba la cola y se mostraba entusiasmado, era claro que deseaba una galleta y estaba pagando por ella”, comentó la maestra Ángela García Bernal.

Ahora Negro va a diario a la tienda a comprar galletas y nunca falta su ¨dinero¨ en el hocico, pero la suerte de este can ha cambiado y ha sido adoptado, ahora camina libremente por el estacionamiento, está bien cuidado y alimentado pero aun continúa comprando galletas y pagando con su propio dinero.

Ahora los trabajadores le ponen un límite para no malacostrumbarlo

Sin embargo, ahora se le han puesto límites y sólo tiene permitido comprar dos veces al día, es tan inteligente que ha encontrado la forma de hacerse entender.

“Negro les bate la colita y recibe su recompensa, mientras los alumnos se divierten. Es muy inteligente”, comenta la mujer.

Fuente del vídeo: Albert Espinola

Por fortuna Negro ya tiene un hogar en donde lo cuidan muy bien y le dan mucho amor, además él continúa siendo feliz comprando sus galletas con el propio dinero que el creó, ¡qué maravilla!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here