El reino animal tiene muchas cosas interesantes por mostrarnos y otras que debemos descubrir. Así pues, vemos que algunas especies tienen habilidades increíbles, mientras que otras tienen en su cuerpo partes que le dan un aspecto único y muy interesante. Un vivo ejemplo de ello, es una especia específica del colibrí.

Conozcamos a los colibríes

En el mundo existe una inmensa variedad de aves de decenas de tipos diferentes. Cada una tiene una característica que la hace atractiva, pero algunas otras resaltan prácticamente porque todo su físico es llamativas. Entre este tipo de aves, yace el colibrí.

Más específicamente, el colibrí Calypte Anna es una especie por lejos llamativa. Su tamaño es muy pequeño, midiendo alrededor de 10 centímetros y pesando unos 5 gramos. Su principal atractivo, es la función reflectora que tienen en sus plumas superiores, siendo realmente un evento visual.

Un espectáculo plumífero

El colibrí Anna tiene un plumaje uniforme de colores generalmente verde oscuro con tonos de gris. Los colores podrían variar dependiendo del sexo y la edad del ejemplar. Además, tiene un inusual pico alargado y fino, del cual saca una lengua larga para extraer el néctar de las flores, siendo este su alimento principal.

Los machos se diferencian de las hembras por tener una cabeza y cuello muy colorido. Esto se debe a la composición de sus plumas y cómo estas apuntan al sol. Si bien hay muchas aves con esta característica, ninguna es tan hermosa como la de esta especie.

Capacidad reflexiva

Las ya mencionadas plumas del cuello pueden verse de un color negro opaco, hasta un rosado intenso brillante. Algunos tonos de amarillo y verde también pueden verse mezclados con el rosado. Todo este juego de colores es ocasionado por nada más y nada menos que el sol que pega directo en esta zona junto al movimiento de la cabeza del animal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here